Grupos electrógenos de emergencia en la industria farmacéutica

Foto del autor

By admin

Las compañías farmacéuticas españolas llevan meses trabajando a contra reloj en torno a cuatro grandes frentes que han surgido como consecuencia de la pandemia:

  • Asegurar el suministro tanto de medicamentos que se usan contra la covid-19 como de los que necesitan a diario millones de personas para controlar sus patologías.
  • Investigar posibles fármacos y/o vacuna contra la covid-19.
  • Seguir con los ensayos clínicos en curso de otras patologías y acelerar la puesta en marcha de los relacionados con los tratamientos contra el coronavirus.
  • Ayudar a los servicios de salud, hospitales y demás organizaciones que trabajan sobre el terreno para contener la infección y tratar a los pacientes.

En este sentido, la industria está redoblando esfuerzos para llevar a cabo este conjunto de objetivos que implican, sin lugar a duda, una variación significativa del volumen de producción en las cadenas de suministro de las plantas de fabricación del sector.

¿Por qué es importante que las empresas farmacéuticas cuenten con grupos electrógenos de emergencia?

Los procesos de fabricación en este tipo de industria utilizan métodos y tecnologías de alta precisión que dependen de la potencia constante que alimenta a los equipos auxiliares.

En el caso que se produjera una irrupción en el suministro eléctrico y no se disponga de energía de respaldo, todos los sistemas auxiliares se apagaran. Este hecho provocaría pérdidas de cargas de medicamentos, retrasos de producción e incluso averías en máquinas y equipos.

La falta de energía eléctrica puede llevar a la paralización total de la actividad y causar gastos adicionales para la empresa. De modo que, los grupos electrógenos de emergencia pueden ser un buen aliado en estas ocasiones puntuales. Contar con ellos, asegura y garantiza la operatividad sin irrupciones de las instalaciones.

Características de los grupos electrógenos

Los grupos electrógenos para este tipo de instalaciones deben de tener una serie de características especificas. Es primordial garantizar el suministro de potencia necesaria para cada compañía. Según la potencia se emplazará un solo grupo, o bien, varios grupos electrógenos que trabajaran en sincronismo.

La fiabilidad es clave en este sector, por lo que estos grupos deben ser capaces de suministrar energía eléctrica por periodos prolongados de tiempo. A su vez, es recomendable que los grupos electrógenos sean lo más silenciosos posibles para que estos no alteren el desarrollo habitual de la producción. Y, asimismo tampoco resulten perjudiciales para la salud auditiva de los trabajadores.

Producción farmacéutica  

El sector farmacéutico es un gran consumidor de energía. Su producción a gran escala incluye varios procesos que consumen electricidad, vapor, y combustibles, tales como gas, gasoil, etc.

Cadena de producción de envasado farmacéutico

El desarrollo y envasado es una parte vital de la fabricación de un fármaco y/o vacuna. España dispone de una gran capacidad con fábricas farmacéuticas especializadas que no sólo realizan el envasado de medicamentos que se consumen en España, sino también de aquellos que se consumen en terceros países. En este sentido, la cadena de producción debe de estar en continuo rendimiento y no se pueden permitir los parones en la actividad.

Laboratorios de I+D

En esta industria, los laboratorios y salas limpias dependen de la potencia constante de los equipos y maquinaria que permiten al personal llevar a cabo investigaciones, análisis de compuestos, ensayos clínicos, etc.

Laboratorio I+D farmacéutico

Los sistemas auxiliares, como ahora la ventilación o calefacción/refrigeración de las salas limpias, forman parte de los requisitos de potencia total. Si un laboratorio experimenta una perdida total de energía y no se cuenta con energía de respaldo, todos los sistemas de las instalaciones dejaran de funcionar.

Almacenes de productos farmacéuticos

El proceso de distribución de medicamentos desde el laboratorio donde se fabrica hasta el lugar de distribución o aplicación de estos está estrictamente regulado mediante una normativa, que garantiza la calidad del fármaco. La regulación en cuestión determina las condiciones ambientales y de seguridad para que la conservación de medicamentos sea la adecuada.

En un almacén de productos farmacéuticos, para conservar los medicamentos se deben tener en cuenta dos factores ambientales:

  • Humedad
  • Temperatura
Almacén farmacéutico

Hay fármacos cuya temperatura idónea es de 20-22ºC, y otros, que se deterioran a temperatura ambiente y que deben de ser conservados en frigoríficos y/o congeladores. Ante un fallo o caída de la red eléctrica principal, el grupo electrógeno arrancará y asumirá la carga de las máquinas frigoríficas durante el tiempo que dure la avería.