Sincronización de grupos electrógenos: pros y contras

Foto del autor

By admin

sincronizacion-grupos-electrogenos

Cuando se necesita aportar un plus de seguridad a una instalación eléctrica y evitar cortes repentinos, podemos optar por agrupar varios grupos electrógenos, normalmente se recurre a configuraciones que consisten en sincronizar sus funcionamientos. Así, se consigue coordinar perfectamente el momento de actuación de cada uno y la potencia que suministran.

Aunque puede parecer que estas configuraciones solo aportan beneficios, también tienen ciertas desventajas por las que conviene pensarse bien si utilizar o no estos sistemas.

Así que, en Morillo hemos decidido crear este post en el que analizaremos brevemente sus principales ventajas y desventajas para que puedas decidir tú mismo si te merecerá la pena o no.

Qué es un sistema de sincronización

Lo primero será explicar en qué consisten estas configuraciones. Será imprescindible tenerlo claro para entender bien el porqué de los pros y contras.

A diferencia de los sistemas de conmutación, que alternan entre dos fuentes de energía separadas, los sistemas sincronizados unifican dos o mas fuentes en un solo punto.

Fundamentalmente, se basan en la utilización de forma simultanea (como su nombre indica) de dos o más grupos electrógenos, de forma que puedan entregar la potencia necesaria al mismo punto de suministro ajustando la capacidad de la planta a la demanda.

Para ello, se disponen de conectados entre si, comunicando los cuadros de control, para que puedan coordinarse y decidir la cantidad de generadores que deben estar en marcha en cada momento

Ventajas de los sistemas de grupos electrógenos sincronizados

Contar con varios grupos electrógenos sincronizados para alimentar una instalación supone varias ventajas. Algunas pueden ser más evidentes que otras, por eso es conveniente analizar las más importantes, al menos.

1. Potencia

Probablemente, sea la ventaja más obvia. Cuantos más grupos electrógenos tengas, más potencia te podrán suministrar.

A veces, se cae en el error de pensar que estas configuraciones se diseñan para trabajar con solo dos grupos electrógenos. Nada más lejos de la realidad; se pueden llegar a sincronizar incluso decenas de grupos electrógenos.

2. Flexibilidad

En relación con el punto anterior, se hace evidente que poder disponer de más grupos electrógenos, aporta más flexibilidad.

Es decir, tendrás funcionando solo los generadores que necesites en cada momento, manteniendo en pausa los que no hagan falta.

3. Eficiencia

Gracias a la centralita de control, se gestiona la potencia que suministrará cada grupo electrógeno para aumentar la eficiencia total.

De esta manera, se podrá encontrar un punto en el que se combinen y sincronicen para un mínimo consumo general.

4. Seguridad

Hablando de seguridad nos referimos a la de tener garantizado que la instalación siempre tendrá disponible el suministro energético necesario. 

Cuando una instalación depende solo de un generador si se producen fallos en la maquina, la parada de afecta a toda la instalación.  para solucionar esto es necesario prever alguna maquina adicional.

En caso de sistemas conmutados, cuando el sistema alterna entra la fuente principal y la secundaria tendremos un corte de luz. Pero con un sistema sincronizado no es necesario desconectar, de forma que cuando uno de los generadores tenga un problema otro asumirá la carga.

Esto es muy importante especialmente para instalaciones criticas muy sensibles con la continuidad de suministro.

Inconvenientes de los sistemas de sincronización de grupos electrógenos

Como ves, las ventajas son varias y van mucho más allá del simple aumento de potencia.

Pero como ya hemos dicho, hay varios inconvenientes importantes a tener muy en cuenta cuando se está decidiendo instalar estos sistemas.

1. Precio

En el caso de que sepas exactamente cuánta potencia necesitas, no tiene por qué salirte más caro comprar dos grupos electrógenos que uno con el doble de capacidad. Sobre todo, porque podrías encontrar ofertas para compras de más de uno.

Sin embargo, esto no es lo más habitual. Además, el precio también se ve influido por el coste de diseño y los elementos adicionales: conexiones, centralitas, etc.

2. Complejidad

Siempre será mucho más sencillo y rápido configurar un único grupo electrógeno. Si tienes varios que han de estar sincronizados, habrá que hacer las configuraciones individuales y la global, que controlará cuándo funciona cada uno y con qué potencia.

3. Espacio

Algo parecido a lo que pasa con el precio ocurre también con el espacio. Y es que ocuparán más dos grupos electrógenos de potencia media que uno con el doble. Aparte de todas las conexiones que se necesitarán, por supuesto.

Este inconveniente creemos que era necesario mencionarlo, pero es cierto que en muchas ocasiones estos sistemas se montan en grandes explanadas donde el espacio no es un problema. Ahí, esta desventaja apenas deberá tenerse en cuenta.