Plantas enfriadoras para aplicaciones industriales

Foto del autor

By admin

El frío para algunas industrias (farmacéutica, alimentaria, plástica, química, …) es un elemento imprescindible. Los sistemas de refrigeración ocupan un elevado porcentaje del total del espacio de sus instalaciones y se utilizan para almacenar, conservar y procesar los productos.

Instalación de una planta enfriadora para industria.

Dentro de la variedad de sistemas de refrigeración existentes en el mercado, las plantas enfriadoras son el recurso más solicitado por el sector industrial puesto que posibilitan las siguientes aplicaciones:

  • Enfriar maquinaria y/o almacenes
  • Climatizar ambientes
  • Controlar la temperatura del curso productivo de algún alimento y/o producto.

Función de una planta enfriadora

El objetivo principal de una instalación de refrigeración se basa en la obtención de un flujo de aire para lidiar las cargas de calor del espacio que se desea acondicionar. Las plantas enfriadoras se utilizan especialmente para atemperar instalaciones de grandes superficies. Estas enfrían agua (7 a 12ºC) o glicol cuando es necesario a menor temperatura (congelación) para alimentar un circuito de fluido refrigerado.

Estos sistemas se conocen como equipos centralizados de expansión indirecta, ya que en ellos el evaporador no está en contacto directo con el producto a enfriar, sino que el agua es enfriada en transferencia térmica con un refrigerante. Los equipos autónomos toman el aire ambiente o exterior y lo distribuye para el acondicionamiento de la sala a través de un circuito interno de refrigeración.

¿Qué tipo de planta enfriadora es la óptima para aplicaciones industriales?

El sistema más común aplicado por los usuarios industriales a fin de reducir la temperatura de medio a niveles próximos al ambiente es la planta enfriadora condensada por aire. Estas ofrecen una instalación sencilla y la máxima eficiencia operativa. Además, están diseñadas para cubrir un amplio rango de potencias.

Plantas enfriadoras condensadas por aire.

En cuanto a su instalación, la podemos ver de manera usual en espacios exteriores como ahora terrazas o solanas de edificios. Es por este motivo que los materiales de su composición son fabricados para resistir a los agentes atmosféricos. No obstante, también existen prototipos de plantas enfriadoras de tamaños más compactos que pueden situarse en cualquier sala de un edificio.

Antes de llevar a cabo la instalación, se recomienda realizar pruebas en el lugar de la ubicación para comprobar que el equipo lleva a cabo su función de manera correcta.

Ventajas

Las características y ventajas que podemos destacar de estas enfriadoras son las siguientes:

  • La temperatura de régimen se alcanza rápidamente.
  • Ahorro energético combinado con alto rendimiento.
  • Facilidad de instalación, uso y mantenimiento.
  • Diseño compacto y autónomo.
  • Nivel sonoro reducido.
  • Su sistema presenta una larga vida útil y una regulación precisa, mediante un control totalmente electrónico.

Por todos estos beneficios mencionados, la elección de una planta enfriadora condensada por aire es el recurso ideal para refrigerar edificios industriales o plantas de producción. Aporta una solución integral que garantiza confort, ahorro energético y facilidad de regulación e instalación.