Modos de entrega de potencias: grupos electrógenos

Foto del autor

By admin

Hay muchas formas de utilizar un grupo electrógeno: desde industrias, hasta hospitales, desde eventos y producciones audiovisuales hasta emergencias en caso de desastres naturales.

La versatilidad de estas máquinas es posible gracias a los diferentes modos de trabajo que nos ofrece cada fabricante. Podemos configurar cada equipo de una forma distinta, según el uso que le queramos dar. Así como un mismo equipo puede servir para distintas aplicaciones con tan solo cambiar un parámetro.

Según las necesidades del cliente y el tipo de instalación, los grupos electrógenos trabajarán en un modo u otro. A continuación, te los explicamos al detalle:

Modo isla independiente

Un generador que funciona en modo isla o independiente se utiliza para suministrar energía a diferentes aplicaciones sin conexiones externas. Es decir, en aquellos lugares que se encuentran aislados de la red de distribución, los generadores son la única fuente de energía. Aunque estos también pueden ofrecer soluciones a necesidades de déficit energético de eventos e industrias.

Modo isla síncrona: gestión de energía

Si un generador es insuficiente para alcanzar la potencia requerida se aplica este modo. En esta situación, la carga es compartida por varios grupos electrógenos que están sincronizados entre sí, asumiendo cada uno de ellos el reparto de cargas establecido, arrancando y parando en función de la demanda de la carga. Para ello, se configura un sistema automático en el que se programan más o menos generadores para alternar su servicio en función de la potencia requerida.

Modo red síncrona: potencia fija/ carga base

En este caso, el generador se instala sincrónicamente con la red eléctrica. La finalidad de esta aplicación no es otra que administrar energía fija en el sistema del cliente. De modo que, el equipo transfiere siempre la misma potencia ininterrumpidamente 24/7. Este modo de entrega se utiliza cuando el suministro de red es insuficiente o para ampliar un sistema.

Modo red síncrona: AMF (Automatic Mains Fault)/ toma de carga

Las instalaciones en AMF de los grupos electrógenos tienen como fin cubrir necesidades puntuales de energía eléctrica y de forma automática e independiente. Estas instalaciones pueden ser tanto fijas como temporales y de potencias muy variadas, siempre dependiendo del tipo de servicio para lo que están destinadas. Sobre todo, es de suma importancia calcular con precisión las cargas que alimentara el generador para así escoger el más óptimo.

Ante un fallo de red, se arranca el generador y en asumir la carga al retorno de la red existen dos posibilidades:

  • Transferir la carga a red con paso por 0.
  • Sincronizar el generador con la red y después desconectar el generador, quedándose toda la instalación asistida por red.

Los grupos electrógenos en trabajo AMF están principalmente destinadas para los siguientes fines:

  • Realizar la función de seguridad para instalaciones de pública concurrencia, dando suministro eléctrico en los puntos críticos de una instalación a fallo de red (AMF).
  • Llevar a cabo la función de apoyo a una red eléctrica de una instalación en aquellas situaciones en que se produce un pico de demanda y la red no tiene capacidad de suministro. En el sector industrial, en ocasiones puntuales, frecuentemente se requiere de una potencia más elevada que la contratada por la compañía eléctrica.
  • Apoyo a una instalación temporal con un grupo electrógeno, para asegurar el buen desarrollo del evento.

Toma de carga

Sincronizamos uno o varios generadores con la red asumir la potencia y desconectamos la instalación sin paso por 0. Esta aplicación se puede utilizar cuando de produce el corte de energía al realizar el mantenimiento de un transformador. Una vez finalizado el trabajo, puede cambiar a la red eléctrica sin interrupción.

AMF: generador en reserva de la red con vuelta a la red sin corte

El generador de reserva que se ha instalado de forma sincrónica se pondrá en marcha cuando se corte la alimentación de red. Es posible una sincronización posterior automática cuando se ha restablecido la alimentación de la red si el interruptor de res está motorizado y se puede operar de forma remota. Esto asegura que ya no haya interrupción y que el generador vuelva a estar en modo espera.