Maquinaria de climatización: Cómo dimensionar la instalación necesaria

Foto del autor

By admin

maquinaria de climatizacion

En esta ocasión, desde este blog de Morillo queremos facilitar o ayudar a realizar el proceso de dimensionar la instalación térmica necesaria. Este proceso puede ser muy complejo, porque depende de muchas variables.

En el caso de pequeñas salas o habitaciones, los cálculos suelen ser muy sencillos, teniendo en cuenta las dimensiones y el tipo de muros. Sin embargo, cuando son plantas enteras, con diferentes tipos de muros, techos, suelos y materiales, los cálculos se complican.

Como en Morillo llevamos trabajando con equipos de climatización durante varios años, somos conscientes de las dificultades que puede suponer.

Además, por supuesto, alquilar un equipo de climatización insuficiente puede tener unos perjuicios mayores o menores dependiendo de su uso. Si el caso es el contrario, en el que se adquiere un equipo demasiado grande, no solo se habrá pagado más de lo que realmente se necesita, sino que puede haber más niveles de ruido y espacio ocupado por la máquina.

Como puedes ver, hay muchos pequeños detalles que hay que tener en cuenta. Sobre todo si estás pensando alquilar o utilizar un equipo de climatización próximamente, este post es para ti.

Variables a considerar

Vamos a hacer un breve repaso a las principales variables que afectan en la elección de la máquina de climatización adecuada.

Condiciones ambientales

Por supuesto, lo primero será tener en cuenta las condiciones climáticas externas con las que se va a tratar. Lógicamente, se necesitará más potencia para reducir la temperatura 20ºC que 10ºC.

Además, aunque la temperatura es el dato que más se mira, hay otras cuestiones imprescindibles. Por ejemplo, se deberá contar con la cantidad de personas que habrá en la sala. Éstas afectarán directamente aumentando la temperatura y humedad del ambiente.

De la misma manera, también pueden afectar la presencia de otras máquinas u ordenadores. De hecho, uno de los usos más extendidos para nuestras máquinas de climatización es reducir la temperatura de salas de ordenadores.

Condiciones deseadas

En segundo lugar, habrá que tener claro cuáles son las condiciones a las que se desea llegar.

Para el bienestar general de las personas, normalmente se recomienda una temperatura entre 20ºC y 25ºC, con una humedad relativa mayor al 40% y menor al 60%.

Sin embargo, si la climatización se va a realizar para mantener las condiciones de trabajo óptimas de algunas máquinas, como pueden ser los ordenadores, esto variará mucho. Generalmente, se buscarán rangos de humedad y temperaturas más bajos respecto al óptimo para el de las personas.

Pero, como decimos, esto dependerá de las máquinas que estén trabajando. Así que, recomendamos siempre revisar cuáles son las condiciones óptimas o mínimas en los manuales oficiales.

Dimensiones de la sala a climatizar

Como no podía ser de otra forma, será más fácil climatizar una sala pequeña que una más grande.

La explicación es muy sencilla. Cuando hablamos climatizar, nos referimos a modificar las condiciones del aire. Si la zona a climatizar es muy grande, habrá mucho volumen de aire sobre el que actuar.

Huecos, puertas y ventanas

En el caso de que la climatización consista en aumentar la temperatura, nos encontramos con que la principal fuga de calor suele encontrarse en los huecos. Pueden estar en las rendijas de puertas y ventanas, pero también en otros agujeros en la pared que se hayan utilizado para montar alguna instalación.

Lo mismo ocurre cuando se pretenda disminuir la temperatura, solo que estos huecos supondrán una admisión de calor.

Materiales utilizados en suelos, techos y paredes

El material utilizado para construir las salas es fundamental, ya que el calor también puede transmitirse a través de ellos.

Uno de los errores más comunes a la hora de dimensionar es no tener en cuenta la disposición de los materiales. Éstos pueden estar en serie (uno tras otro) o en paralelo (uno al lado del otro). La combinación de ambas configuraciones suele ser una de las mayores dificultades a la hora de hacer los cálculos.

También puede ocurrir que se pretenda aislar una parte para poder adquirir un equipo de climatización menor, reduciendo las pérdidas de calor. Sin embargo, este tipo de aislamientos concentrados son muy difíciles de hacer de manera eficiente. Un mal diseño hará que el calor se siga transmitiendo por otras partes y el aislante apenas afecte.

Últimas recomendaciones

Los dimensionamientos térmicos siempre son una cuestión muy compleja que requiere de muchos cálculos. Como recomendación general, siempre vamos a aconsejar dimensionar del lado de la seguridad. Es decir, sobredimensionar antes que subdimensionar para evitar perjuicios mayores. Las grandes máquinas podrán satisfacer demandas pequeñas, pero las pequeñas no podrán satisfacer demandas elevadas.

En el caso de que se trate de salas con máquinas, una climatización insuficiente puede suponer un fallo general en éstas, a no ser que tengan incorporados protocolos de seguridad.

Esperamos que este breve artículo haya podido ayudarte un poco a la hora de tener que dimensionar tu instalación. Ante cualquier duda, recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros.