Mantenimiento preventivo de los equipos de climatización

Foto del autor

By admin

Las empresas e industrias requieren de equipos de climatización para conseguir unas condiciones óptimas y estables de temperatura, humedad y calidad del aire en su instalaciones. La aplicación de sistemas de climatización es beneficiosa para que los trabajadores desempeñen sus tareas bajo un ambiente adecuado. Asimismo, las industrias apuestan por ellos para mantener un clima adecuado en su maquinaria y equipos de producción.

Ahora bien, una vez realizada la instalación, el cuidado de los equipos es un factor calve para asegurar el rendimiento de estos y evitar pérdidas económicas innecesarias para la empresa.

¿Por qué es importante realizar un mantenimiento preventivo?

La mejor manera de reducir la posibilidad de fallas o averías inesperadas del equipo, sin duda alguna, es a través de la implementación de un plan de mantenimiento preventivo.

De manera rutinaria se realiza un mantenimiento cuando el equipo está en buenas condiciones para detectar y corregir problemas potenciales antes de que se produzca la falla. El objetivo principal es identificar los indicios de un defecto para evitar el riesgo de averías no programadas. De este modo, el mantenimiento nos permite disminuir el coste de las reparaciones.

En la práctica, las tareas de mantenimiento pueden incluir limpieza, revisión y ajustes de las piezas que componen el equipo. Estas nos garantizan que la instalación tenga una mayor productividad y reduce los riesgos laborales.

¿Con qué frecuencia se debe realizar mantenimiento a los equipos?

La frecuencia con la que se debe realizar las operaciones de mantenimiento de los equipos depende de dos variables: el tiempo y el uso. El mantenimiento preventivo en función del tiempo dependerá del tipo de equipo, pueden tratarse de inspecciones programadas semanales, quincenales, mensuales o bien anuales. En este se revisan las piezas esenciales del equipo que podrían afectar gravemente a la producción en caso de avería.

Cuando hablamos del mantenimiento preventivo en función del uso, se hace referencia al mantenimiento que se realiza de acuerdo con los ciclos de producción del equipo, es decir, sobre la base de las horas de actividad.

Los dos criterios mencionados nos determinaran el número de veces que hará falta realizar las revisiones, parciales o completas, de mantenimiento en los sistemas de climatización.

Medidas de mantenimiento

Para conseguir un eficiente rendimiento en los equipos de refrigeración y calefacción y aumentar su vida útil es conveniente realizar una serie de operaciones de mantenimiento. En ellas, fundamentalmente, se repasa la parte mecánica (motores, aspas y rodamientos) y la parte técnica (cableado y elevadores).

A continuación, os mencionamos las acciones más relevantes:

  • Comprobación de compresores
  • Revisión de los circuitos y bombas
  • Control del motor
  • Examinación de ventiladores y tuberías
  • Limpieza de evaporadores y condensadores

Guía de mantenimiento preventivo

Todas estas acciones deben realizarse siempre con el equipo apagado.

Comprobación de compresores

Los compresores son el elemento base de un sistema de climatización, ya que se encargan de bombear y facilitar la circulación del líquido refrigerantes a través de los demás componentes del equipo. Su correcto funcionamiento es fundamental para el sistema, por eso se debe revisar de manera regular la resistencia del embobinado y realizar pruebas de presión que nos permitan detectar las subidas y bajadas de compresión.

Revisión de los circuitos y bombas

Los circuitos de climatización transforman el aire caliente en frio y viceversa, mediante cambios de presión en el líquido refrigerante. En este caso, se debe comprobar el funcionamiento de la válvula de expansión para diagnosticar si se han producido fugas. En caso de que se precise, se reemplazaran los núcleos de filtrado y secado. Además, es necesario repasar el estado de los empaques, acoples, rodamientos y sellos de las bombas de equipo.

Control del motor

Los motores del sistema tienen que ser revisados para comprobar su estado de limpieza y eliminar posibles obstrucciones. Para ello, hay que inspeccionar los rodamientos y la lectura de la resistencia del aislamiento. Asimismo, se debe de presar atención a los contactos del encendido para así, poder detectar posibles deterioros en este. ¿Cómo realizamos la revisión de los controles del motor? A través de la examinación del ajuste de conexiones de los terminales, los protectores de carga y los acoples mecánicos.

Examinación de ventiladores y tuberías

Se debe realizar una revisión completa para identificar las aspas en mal estado (dobladas o sueltas). Prosiguiendo con la comprobación de los rodamientos, las correas y los filtros de aire. Por otro lado, también se deben revisar los soportes de las tuberías para evitar que se produzcan daños externos en un futuro.

Limpieza de evaporadores y condensadores

Hay que limpiar y examinar al completo los deflactores, el desagüe, las superficies de transferencia de calor, las válvulas de agua y las boquillas de rociado.

Como habéis podido comprobar, no cabe duda de que el hecho de contar con un plan de mantenimiento nos brinda infinidad de ventajas. Y esto impacta de manera directa en la obtención de los resultados positivos de nuestros procesos empresariales.