Instalación de grupos electrógenos temporales: guía práctica y pautas de seguridad

Foto del autor

By admin

Los grupos electrógenos son maquinarias capaces de generar corriente eléctrica gracias a un motor de combustión interna. Esto hace que sean muy utilizados en lugares donde no llega la red eléctrica, aunque también a modo de seguridad para garantizar que no se saturará la red.

Por tanto, son elementos que se utilizan solo de forma esporádica en muchas ocasiones, y son de esos grupos temporales de los que hablaremos en este artículo. Es conveniente tener claras las pautas de seguridad que hay que seguir antes de empezar con la instalación.

En Morillo llevamos trabajando con grupos electrógenos muchos años. Sabremos identificar las mejores medidas ante los peores riesgos. En cualquier caso, es importante tener siempre en la mano el manual oficial del fabricante.

1. Preparar el terreno

Lo primero que habrá que hacer para poder instalar uno o varios grupos electrógenos, será acondicionar adecuadamente el terreno sobre el que se vayan a colocar.

Éste ha de ser perfectamente llano y liso. De hecho, lo ideal sería fabricar o tener una superficie de hormigón o madera resistente sobre el suelo.

Ten en cuenta que estas máquinas generan vibraciones. Aunque están controladas gracias a un buen diseño, si están sobre una superficie irregular o inclinada, puede que esas vibraciones deriven en un problema mayor, dañando ciertos elementos de la instalación.

2. Colocar adecuadamente los grupos electrógenos

Una vez que se ha preparado la zona donde se van a instalar los grupos y se han llevado hasta allí, es fundamental fijarlos bien sobre los soportes, si los hubiese.

Normalmente, funcionarán sobre asientos fijos o sobre el propio remolque con el que se hayan transportado. En ese caso, será el remolque el que quede en la zona lisa y llana preparada.

De esta manera, habrá que prestar atención a que los grupos electrógenos estén bien fijados a ellos, sin posibilidad de que los anclajes fallen y la maquinaria sufra algún tipo de caída o vibraciones excesivas.

3. Instalar toma de tierra

Como en cualquier instalación eléctrica, deberá haber una toma de tierra para evitar perjuicios por descargas.

Para ello, normalmente bastará con colocar una pica metálica o con cables en su interior. Así, se podrá conectar directamente la carcasa exterior del grupo electrógeno con el suelo.

Un error común en este aspecto suele ser no clavar la pica lo suficiente en el suelo. De no hacerlo, puede suponer que esta medida no esté sirviendo para nada y se tengan que lamentar grandes daños en un futuro. Así que, asegúrate de que está clavada casi un metro como mínimo y bien anclada para que no se caiga.

4. Cuadros de protección o diferenciales

Siguiendo con la seguridad frente a corrientes eléctricas, cabe mencionar que siempre ha de haber un cuadro de protección.

Normalmente, se recomiendan los cuadros de protección de cabecera por su fácil manejo, entre otras cualidades, pero cualquiera en buen estado debería proteger lo suficiente.

Los grupos electrógenos que alquilamos en Morillo ya llevan integrados cuadros de protección con todas las garantías. La tarea de quien los instale será comprobar que estos cuadros no se van a someter a condiciones peligrosas o que pongan en riesgo ese buen funcionamiento.

5. Cerciorarse de que los accesos son adecuados

Por último, hablaremos de dos accesos fundamentales, pero bien distintos: el de operarios y el de aire.

Hemos querido dejarlo para el final porque la instalación de pequeños elementos como la pica de toma de tierra pueden dificultar los accesos. Si te cercioras de que el acceso es correcto, pero después colocas una pica en medio, pueden producirse tropiezos y caídas de los trabajadores. Son esos pequeños detalles los más comunes y, por consiguiente, a los que hay que prestar especial atención.

Es decir, comprobar estos accesos deberá realizarse siempre después de modificar la instalación y antes de poner en marcha el equipamiento.

Por otro lado, también es crucial no dificultar la ventilación. Son máquinas potentes y si no se ventilan bien, se saturarán los filtros y sobrecalentará toda la instalación. Algo que conlleva una reducción de la eficiencia y, sobre todo, la posibilidad de fallos irreparables.

Consejos finales

Estas pautas a seguir son las básicas para cualquier instalación de grupos electrógenos temporales. Puede darse el caso de que el grupo electrógeno que vayas a instalar tenga otras más concretas. Por tanto, te recordamos que siempre revises el manual técnico.

Como siempre, si vas a alquilar un grupo electrógeno con nosotros, puedes contactarnos para que te informemos de todas las medidas que tengas que tomar. O, incluso, asesorarte sobre qué grupo electrógeno es el mejor y más seguro para tu caso.