Generador diésel: uso de gasoil tipo B

Foto del autor

By admin

generador diesel

Los grupos electrógenos son grandes y sofisticadas máquinas que consiguen generar una corriente eléctrica a través de un motor de combustión interna.

En Morillo llevamos muchos años trabajando con ellos y sabemos la importancia que tiene el buen funcionamiento de todas las partes y la conexión entre ellas. Por eso, vamos a aclarar algunos conceptos relacionados con el uso de combustible diésel para movilizar el motor de combustión interna.

Influencia del combustible

La razón más evidente por la que conviene utilizar un combustible concreto es la energía que se puede obtener de él.

Como quizá sepas ya, hay generadores con rangos de potencia muy dispares. Por tanto, esa potencia dependerá directamente del motor de combustión interna que se utilice. Y a mejor calidad del combustible, mayor será la potencia y menor será el consumo.

Además, también influye en el buen mantenimiento del motor de combustión. Éstos están preparados para trabajar con un tipo de combustible concreto. Así que, si se utilizase otro distinto, podría perjudicar gravemente la vida útil del motor.

Tipos de combustible diésel

Cuando hablamos de gasóleo se distinguen tres: tipo A, tipo B y tipo C. Cada uno tiene un filtrado y una pureza distintos, entre otras características.

El tipo A es utilizado casi exclusivamente en automoción, donde se debe tener especial cuidado con los motores por tener elementos muy delicados. Asimismo, se le suelen incluir más aditivos para modificar sus cualidades y hacerlo más óptimo para ciertas cuestiones.

El tipo B, por su parte, es famoso por ser el utilizado en vehículos agrícolas. Aun así, es el que se usa también para calefacciones a nivel doméstico o para generadores, como es el caso que aquí tratamos.

Por último, el tipo C es el que se utiliza a grandes escalas. Esto es, en maquinarias y calefacciones industriales, donde el requerimiento energético es muy alto.

Es bastante sencillo distinguir los tipos de diésel gracias a las tonalidades. Mientras que el C es de color azul, el tipo B es más rojizo y el tipo A es amarillento.

Por qué usar diésel tipo B en los generadores diésel

Viendo la diferencia entre los distintos tipos de combustible, cabe la posibilidad de preguntarse por qué el tipo B es el más adecuado para este caso. Podríamos decir que el B es un punto intermedio entre los otros dos.

El gasóleo A es demasiado refinado para lo que realmente se necesita en un generador de este tipo. No hay elementos tan sensibles como los de un motor de un automóvil o una moto. Además, tampoco se necesitan tantos aditivos. Por tanto, se estaría pagando un precio excesivo para lo que se requiere.

Por otra parte, el gasóleo C es el otro extremo. Está concebido para ser utilizado como combustible «puro» y proporcionar calor, por lo que tiene un alto contenido de parafinas que pueden provocar averías en ciertos sistemas.

Debes tener en cuenta que los generadores diésel están diseñados para que se puedan utilizar en todo tipo de eventos, en lugares domésticos o industriales. Por lo cual, el diésel tipo B debe ser el consumido.

Legalidad vigente

En este sentido, también existe una ley que regula el uso de los distintos combustibles. Esto significa que, aunque se quisiera utilizar uno más barato aunque eso supusiera un riesgo, la ley no lo permitiría. Puede parecer extraño, pero la razón es muy sencilla.

Cada combustible está pensado para un tipo de labor concreta y tiene sus propias características, como hemos visto. Eso da pie a que se le aplique un impuesto distinto a cada tipo de diésel.

La Ley 38/1992 de 28 de Diciembre de Impuestos Especiales es la que regula este tema. Por ejemplo, si se utilizase un diésel C para una labor correspondiente a diésel B, se entendería como un intento de reducir el pago de impuestos.