Alquiler de equipos de climatización para hospitales

Foto del autor

By admin

La climatización de espacios requiere siempre de un análisis previo para determinar las necesidades energéticas del cliente. Una vez decretadas estas si existe la necesidad se estudian las infraestructuras a con el fin de precisar cuáles son las zonas preferibles de ubicación para cubrir la demanda solicitada. En el caso de los hospitales, los factores más importantes a tener en cuenta para poder instalar un sistema de climatización son:
– Dimensionar los equipos acorde a las necesidades térmicas.
– Analizar el sistema actual de climatización.
– La ubicación e instalación de los equipos complementarios.

Los edificios sanitarios cuentan con sistemas de climatización en los que siempre hay una renovación del aire interior circulante. Desde Morillo, se han puesto soluciones temporales a las necesidades de los hospitales a través del alquiler de equipos de climatización con el objetivo de adecuar sus instalaciones para cubrir la temporada de verano, dado que este no podía hacer una instalación fija.

Montaje e instalación de los sistemas de climatización

En el ejemplo mostrado abajo, para acondicionar y optimizar los sistemas de refrigeración que garanticen unas buenas condiciones de confort e higiene se han instalado dos autónomos verticales de 35kW cada uno por planta con un montaje de 4 equipos.

La entrada al edificio se realiza mediante tuberías flexibles de 450mm a través de las ventanas de acceso a cada planta. En el montaje, en caso de que el cliente no tenga potencia suficiente o conexiones adecuadas para alimentar los equipos, se debe incluir el alquiler de un grupo electrógeno que asegure la alimentación y la continuidad del servicio. Con el fin de cubrir la climatización de todas las zonas interiores se debe realizar también una ampliación de la instalación de los conductos.

Beneficios:

Estos sistemas de climatización permiten direccionar el flujo de aire y filtrar el aire interior para que esté libre de partículas. Una buena instalación de ventilación junto con la aplicación de una filtración adecuada, así como un buen mantenimiento de estos, permiten unas condiciones climáticas confortables tanto para los pacientes como para el personal sanitario.